LA SONRISA ES DE LA VIDA, EL MOTIVO ES TU “GRACIAS”

A diario escuchamos amigos, familiares, conocidos, compañeros, gente que se pasea por la calle y si nos paramos a escuchar y a analizar observamos que estamos siempre quejándonos, nos quejamos por todo, por el trabajo si lo tengo, por el trabajo si no lo tengo, el horario, el transporte, el dinero, el salario, los compañeros, el jefe, la pareja, la soledad y podríamos seguir en una lista interminable.

Si nos dieran una lista para poner las cosas que nos quejamos a diario, en  menos de cinco minutos podríamos tener entre 10-15 quejas, igual que si nos diesen una lista para anotar los agradecimientos del día en cinco minutos nos sería más complicados saber qué es lo que tenemos que agradecer.

Cuando nos quejamos adoptamos un papel de víctima y eso nos empequeñece, por no estar totalmente adaptados a la situación, y porque en la mayoría de los casos no hacemos nada para cambiar esas situaciones. Es magnífico tener metas, querer crecer, aspirar a una calidad de vida mejor y quien quiere crecer ACTUA, HACE, ENTRA EN ACCIÓN, analiza, observa y no se queja, quejarse sólo sirve para paralizarnos.

Llegamos a quejarnos tanto que escuchamos frases como “qué asco de vida” “la vida es así” “qué injusta es la vida”.  Frases que solo nos apagan, no nos motivan, nos paralizan.

¿Cómo es la vida? ¿Qué es la vida? ¿Cuándo apreciamos la vida?

Ser agradecidos nos hace tomar la responsabilidad de nuestras vidas, vivir con menos estrés, solucionar problemas que vienen de nuestras quejas y reproches y transformar nuestro día a día en un ambiente mas afectivo.

La vida es un regalo. Llegamos con las manos vacías y con ellas vacías nos iremos, vinimos sin nada y nada nos llevaremos.

La vida se nos da y se nos quita, y por eso es un misterio, y por eso es un regalo porque nadie por más que queramos controlarla lograremos controlar, manipular o influir en nuestro tiempo de estar vivos.

Si hacemos un pequeño cambio en nuestro día que suponga un agradecimiento a lo que tenemos, a lo que la vida nos regala, a lo que nos encontramos por el camino, a nuestros logros, todo empezará a fluir en armonía, si cambiamos el quejarnos por agradecer, nuestra actitud será distinta, si somos conscientes de nuestras palabras, si lo sentimos.

Para todos es muy importante nuestra salud, nuestra familia, nuestro trabajo pero ¿Damos las gracias? Por la mañana nos despertamos y seguimos respirando, viendo, escuchando, nos ponemos sobre nuestros pies, ¿Agradecemos que nuestro cuerpo funcione a la perfección? ¿Tener un techo donde refugiarnos? ¿Una familia y amigos donde apoyarnos, quererlos, verlos crecer, compartir, reír? ¿Agradecemos tener un trabajo, unos ingresos?

Muchas veces si agradecemos pero no somos conscientes, no nos concentramos y no nos centramos en lo que agradecemos. Decir “GRACIAS” se ha convertido en una palabra automática, diplomática, se dice y se recibe sin sentir ese agradecimiento, queda vacía, lo mismo ocurre con los saludos.

Sentir, ser conscientes de lo que decimos, pararnos a ver que se mueve en nuestro interior cuando las palabras salen de nosotros, cuando no son superficiales, cuando vienen del centro y no de la periferia. Despertarnos por la mañana y dar las gracias por estar bien, tocarnos, sentirnos que estamos bien y la satisfacción que ello supone, sentir la alegría de ver a nuestra familia, disfrutar el desayuno que nos dará la fuerza del día, salir a la calle, respirar el aire fresco que nos lo regalan, la lluvia tan necesaria para nuestro planeta, el sol. Ir al trabajo, saludar desde el corazón, un “hola” un “buenos días” no de forma automática sino con actitud positiva de saludar al compañero, al jefe, en desear los buenos días, porque eso es lo importante que el día fluya con normalidad y nosotros con él con la vida y disfrutarla.

Cuando tomamos una actitud positiva ante la vida, cuando agradecemos vivir y estar bien con lo que tenemos y cuando nos comprometemos por sentir y mejorar aquellos aspectos que nos mejoraran nuestro paseo por ella en lugar de quejarnos, la vida nos sonreirá mucho mas, porque una sonrisa siempre provoca otra sonrisa.

Gracias desde el corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s