EL VALOR DE LA CONFIANZA: “La Magia de CONFIAR en la inocencia de unos grandiosos ocho años”

Todos sabemos la importancia de trabajar en equipo, jugar en equipo, y ser parte de un equipo. Los equipos se definen por estar formados por personas que tienen un mismo objetivo y que trabajan juntos para lograrlo y el objetivo del equipo prevalece sobre objetivos personales.

A menudo cuando vemos que varias personas, mínimo dos, se compenetran tanto que casi funcionan como una decimos que hacen un buen equipo.

En estos días que estaba valorando que sentimiento es el que nos hace ser fieles al equipo me venían muchos a la cabeza, empezando por el compromiso, sentirse perteneciente a, alineación de objetivos, es decir tener objetivos comunes, implicación, respeto a los demás miembros del equipo, aceptación de la diversidad como clave del enriquecimiento, honestidad, honradez, valores que son fáciles de entender y difíciles de llevar a cabo. Por eso cuando un equipo consigue alcanzar su objetivo la felicidad y la dicha no se puede medir porque es la suma de todas esas energías positivas que se han ido sumando durante un periodo de tiempo.

Todos esos aspectos son importantísimos pero hoy he recordado la importancia de la CONFIANZA, la confianza que hay que tener en los miembros del equipo, y como ésta es independiente de cualquier otro valor de los nombrados anteriormente porque los engloba a todos.

Os contaré una historia real, hace unos meses, en este mismo año 2013 yo me encontraba en Panamá, mi situación personal hizo poner en la balanza mis prioridades en la vida por encima de tener un trabajo y ello supuso la decisión de volver a España, no fué fácil tomar la decisión pero una vez que la había tomado la tranquilidad invadió mi cuerpo y mi mente, sabía que eso es lo que tenía que hacer, volver a España y estar cerca de mis prioridades que son mi familia, mis amigos, mi abuelo que tiene 94 años, mi sobrina. Son mi energía.

El objetivo era volver a España y quedarme una cuestión que no quería hablar en la distancia pero tenía la necesidad de contar con alguien, contárselo, decirle mi decisión y mi sorpresa fue cuando la persona que aparecía en mi mente una y otra vez era mi sobrina que tiene ocho años. Al principio me parecía de locos, debía por cuestión de seguridad decirle a un adulto que regresaba ya que nadie de mi familia sabía que regresaba pero tuve fé que nada pasaría y así hice.

Hablé con ella, es increíble la madurez, la inocencia y la delicadeza de los niños, te dejan con la boca abierta, le dije que había decidido volver a España, que iba a llegar el día “x” y que quería que fuese una sorpresa y que si me guardaba el secreto. Ella sin dudarlo me dijo que si, a la vez de su alegría porque yo regresaba y por formar parte de ese secreto.

Como comprenderéis yo sé que mi sobrina es increíble y no es amor de tía que quién la conoce lo sabe, aún así tiene ocho años, y era fácil que se lo comentase a cualquiera, a su madre, a su padre, a cualquiera y que luego me dijeran que no lo sabían. Yo deposité toda mi confianza en ella, un día le pregunté ¿me estás guardando el secreto? Y me dijo de forma seria y casi molesta.

“Si tita, un secreto es un secreto y yo sé que es una sorpresa”

Ya no volví a preguntar mas sobre el tema, ya no dudé nunca más, hablábamos del cole, de sus tareas, de dibujos, etc.

Cuando se acercaba el día, le dije que dentro de dos días la veía en casa de la abuela y que en estos dos días estaría de viaje, que tenía muchas ganas de verla y que la quería mucho, cosa que ella sabe, ya estando en España me escribió, me dijo si ya había llegado, y que como era mi santo que no se me olvidase de llevar una tarta, jajaja.

Por la tarde cuando llegué a mi Jaén querido, lo primero que hice fue comprar una tarta e ir a casa de mi madre, abrí la puerta y efectivamente la sorpresa fue enorme, mi mano derecha estaba allí, mi parte del equipo estaba allí emocionada, saltando de alegría y corriendo hacia mí, diciéndole a la abuela que sí, que lo que estaba viendo era verdad… Cuando dije “sólo lo sabía ella” todos se quedaron impactados aunque saben que es capaz de eso y más. Todo el mundo empezó a preguntarle y a decirle como había aguantado y no había dicho nada y ella con su vocecita y llena de alegría por la satisfacción de lograr esa magnífica sorpresa dijo “Un secreto es un secreto”

Con todo esto me pregunto ¿Confiamos en los miembros de nuestro equipo? ¿Confiamos en nosotros mismos? ¿Sabemos cuál es el objetivo y lo definimos de forma clara? ¿Hacemos partícipes a todos los miembros? ¿Dónde está el compromiso? ¿Cuándo nuestro comportamiento es adulto?

Está claro que la sorpresa se podría haber esfumado en cualquier momento y no hubiese pasado nada, es una niña con pocos años, la decisión era volver, el objetivo era la sorpresa. Mi familia se habría alegrado igualmente de mi vuelta aunque no hubiese sorpresa pero la sorpresa se dió. Confié en ella y confié en mi, sabía que ella entendió que la sorpresa dependía de ella, ahora pertenecía a ella, la humildad de no ser la protagonista y no decirlo, el compromiso de darme su palabra y corroborarlo con sus hechos, su comportamiento digno de un adulto, y el gozo de disfrutar las dos de ese momento de felicidad.

Soy de las que digo que la Confianza solo se pierde una vez pero también sé que no hay nada más bonito que tener esa sensación de saber que se puede confiar en los demás, que tenemos que confiar en los demás, disfrutar de sentir que ese valor está vivo, poder formar equipos, tener objetivos comunes y disfrutar de esos valores mientras se camina hacia el objetivo y una vez alcanzado, se celebra esa suma de fuerzas, ajustes de personalidades, compromisos, esfuerzos, abrazos y de nuevo a poner otro objetivo porque la magia y la felicidad está en disfrutar del camino sabiendo con quien puedes contar y que pueden contar contigo.

Un beso enorme a mi familia por el recibimiento porque son parte de mi y muy en especial a mi sobrina para que algún día cuando sea mayor sepa lo grande que es aun siendo tan pequeña. 

Besos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s